martes, 15 de enero de 2013

BÍCEPS FEMORAL


En este articulo vamos hablar de un grupo muscular que por lo general nos cuesta entrenar, dando importancia a otros grupos de la pierna.
Para entrenar este musculo solemos hacerlo en distintas máquinas, como femoral tumbado o de pie, que son las más conocidas, aunque también tenemos el femoral sentado en maquina que suele aparecer en nuestras instalaciones.


Aparte tenemos una gran batalla de ejercicios de para hacer trabajar esta parte de la piernas. 
La máquina de femorales tumbado es el ejercicio más común, y que bien puede servir de preparación o calentamiento, pero que es también un buen ejercicio en sí mismo. La clave reside en presionar fuertemente contra los glúteos cuando se elevan las piernas en el momento de máxima tensión del ejercicio.
Los isquiotibiales desempeñan un papel importante en el equilibrio de la pelvis estando de pie, sobre todo cuando la parte superiores del tronco se alejan del eje vertical, intervienen en la desaceleración del movimiento hacia delante cuando la pierna, que no toca el suelo, se extiende al caminar, de forma que impide que la rodilla se lesione en extensión.
Este musculo actúa extiendiendo el muslo y flexionando la rodilla, se encuentra en la parte posterior del muslo y va desde la pelvis hasta la altura la rodilla.
Su función principal es la de extensión del muslo y flexión de la rodilla, de aquí la importancia que tiene en los movimientos comunes y en la práctica de las distintas disciplinas deportivas o en los movimientos que hacemos entrenando.
Anatómicamente podemos decir que los músculos femorales son tres anchos músculos de la parte posterior del muslo. Son llamados isquio-crurales y son el biceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso. Los músculos isquio-crurales actúan tanto para extender la cadera como para doblar la rodilla.
Por lo general, para evitar lesiones en este musculo lo mejor es un buen calentamiento, con estiramientos suaves para que el musculo vaya cogiendo elasticidad. 


Y posteriormente a la sesión de entrenamiento hay que repetir estos estiramientos para evitar disgustos mayores. También es recomendable, respetar los momentos de descanso para evitar sobrecargas que en un futuro derivarán en roturas de fibras musculares.
Su entrenamiento también vendrá muy bien a la hora de evitar las molestias y roturas, en la práctica de nuestro deporte específico, y  por ello los ejercicios de fuerza y elasticidad vienen muy bien en los distintos entrenamientos.
La lesión de bíceps femoral.
Esta lesión se produce cuando el grupo muscular no es capaz de soportar la carga requerida por la persona, ya sea por un mal gesto de coordinación en el movimiento de impulso en la carrera o en el salto, o por una fuerza superior a la que el músculo pueda soportar: hecho muy habitual para sobrecargar este musculo.
Cuando este grupo muscular se lesiona nos produce una impotencia funcional limitante a la hora de caminar.
Los músculos femorales, aunque no son muy voluminosos, contribuyen notablemente a las actividades deportivas en las que las extremidades inferiores tienen un papel de importancia en muchos deportes. Además, si no son entrenados adecuadamente, los músculos femorales se ven a menudo sujetos a estiramientos; por ello, se recomienda que se entrene esta zona de las extremidades inferiores al mismo tiempo que todas las demás.
Entrena siempre bajo la supervisión de un entrenador.

AUTOR : Antonio Cabañas Rodrigo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Gym Factory © 2014 gymfactory.net & Gym Factory . ...